close
ABC.es

«He matado a Pilar, ayúdame», le pidió por teléfono el sospechoso a un amigo al que le envió fotos del cadáver

«He matado a Pilar, ayúdame», le pidió por teléfono el sospechoso a un amigo al que le envió fotos del cadáver



Se llamaba María Pilar Cardeñoso Payo, tenía 49 años, estaba separada y tenía una nueva relación. Sin embargo, sufría malos tratos y su cuerpo sin vida fue encontrado a primeras horas de la madrugada de ayer por la Policía Nacional. Estaba en su casa del distrito madrileño de Tetuán, situada en el barrio de Bellas Vistas. Ahí se había mudado hacía pocos meses junto a su único hijo fruto de su matrimonio. Así lo indicaron fuentes de su entorno y del vecindario a ABC. La víctima era cirujana especializada en el aparato digestivo y trabajaba en el Hospital de la Princesa.

«¡He matado a Pilar, ayúdame, por favor!», fue la llamada «desesperada» que realizó minutos antes el supuesto autor material del crimen a un amigo. Éste, estupefacto, sin dar crédito a lo que estaba ocurriendo, dio la voz de alarma a la sala del 091. Según apunta la agencia Efe, el sospechoso llegó a pedirle que le ayudara a deshacerse del cuerpo y le envió fotos de la mujer, aparentemente fallecida, unas imágenes que remitió a los agentes.
Hasta el lugar, un antiguo edificio situado en el número 11 de la calle de Tenerife, se desplazaron varias patrullas de Seguridad Ciudadana mientras era alertado el teléfono de Emergencias 112. Ante los infructuosos intentos de comunicarse con ella para verificar si estaba con vida o, por el contrario, era cierta la terrible versión ofrecida por el comunicante, no tuvieron más remedio que echar la puerta abajo. Todo ello, sin escatimar ni un segundo, dado el antecedente por violencia de género del presunto homicida.
Cuchilladas y golpes en la cabeza
Tras acceder al interior del piso, en la última planta, se toparon de lleno con la cruda realidad: Pilar llevaba mucho tiempo muerta. Presentaba varias cuchilladas repartidas por todo el cuerpo -una grande en el cuello-, así como fuertes golpes que le habían sido propinados en la cabeza. Los agentes avisaron al Summa para que no acudiera, ya que nada se podía hacer por la infortunada. Después se desplazaron hasta el lugar agentes de la Brigada Provincial de la Policía Científica y del grupo de Homicidios.
Con los datos y la información aportada por el amigo del presunto homicida, los agentes consultaron la base de datos y vieron que a él le constaba un antecedente policial por agredir a Pilar en plena calle. Fue el pasado mes de noviembre de 2018, delante de una patrulla que contempló lo sucedido. No obstante, la asustada mujer no quiso declarar ni denunciar y, menos aún, solicitar una orden de protección.
Estaba en el sistema Viogen y rechazó ser ayudada
A pesar de todo, ambos quedaron registrados en el sistema Viogen, es decir, el procedimiento de seguimiento integral que se realiza a las víctimas de violencia de género basándose en la versión de los funcionarios que observaron lo ocurrido. Una, en calidad de víctima; el otro, como autor.
Ante estos hechos, los investigadores sospechan que él es el presunto criminal ya que las piezas encajan: su nombre, aportado por el comunicante que avisó al 091, el de la asesinada y el episodio de noviembre. La Policía Nacional le busca porque ha desaparecido del mapa.

«No me pegues más», esos gritos, carreras y golpes despertaron a una vecina la madrugada del jueves, a pesar de que toma somníferos
De confirmarse que el crimen se produjo ese día, la víctima llevaba casi 24 horas fallecida mientras su novio trataba de pensar cómo deshacerse del cadáver

«No me pegues más. No me pegues más». Esos fueron los terribles gritos que despertaron a Lola, una anciana cuyo piso linda con la casa de Pilar. Fue a las dos de la madrugada del jueves. «Tomo pastillas para dormir y los chillidos de la mujer y lo que parecían ser carreras y fuertes golpes me sacaron del sueño y me sobresaltaron», explicaba ayer una residente en el inmueble sin poder dar crédito a lo ocurrido. Según su testimonio era la segunda pelea que escuchó procedente de esa casa. De confirmar la autopsia este extremo, la muerte se habría producido casi 24 horas antes del hallazgo del cadáver. Mientras, su novio trataba de pensar cómo deshacerse del cadáver.
Su exmarido estaba con el hijo de ambos
«Eran nuevos. Aquí hay más de 60 viviendas repartidas en once portales. Ellos llevaban unos cuatro meses, habían estado haciendo obras en la casa que la muchacha, muy agradable, había comprado. Yo la vi el miércoles», indicaba otra vecina.

De su novio nada sabían. El pequeño es hijo de su marido, que trabaja en el mismo hospital que ella como anestesista. «Si le hemos visto (a su pareja o a su ex marido) no lo sabemos. La gente aquí ha cambiado mucho. Ya solo nos conocemos los antiguos que quedamos y los que están fijos», decía Josefa.
Al parecer el crío, «un chaval muy majete» se encontraba de vacaciones con su padre, que se quedó en shock, igual que sus compañeros. En la plantilla de La Princesa figura el nombre de la víctima pero no su cargo. No se sabe el motivo. Los pacientes la alababan por su buen hacer. «Era muy buen médico».



Source link : https://www.abc.es/espana/madrid/abci-matado-pilar-ayudame-pidio-telefono-sospechoso-amigo-envio-fotos-cadaver-201908170243_noticia.html

Author : (M. J. Álvarez)

Publish date : 2019-08-17 00:43:42

Copyright for syndicated content belongs to the linked Source.

Tags : ABC.es

The author News2