close
ABC.es

«Caminamos sobre cadáveres»: la historia de los supervivientes al «caos y la carnicería» del Everest

«Caminamos sobre cadáveres»: la historia de los supervivientes al «caos y la carnicería» del Everest



Ernst Landgraf. Kalpana Das. Nihal Bagwan. Kevin Hynes. Seamus Lawless. Donald Lynn Cash. Anjali S Kulkarni. Dhruba Bista. Ravi Thakar. Robin Fisher. Christopher John Kulish. Sus nombres son historia del Everest. Algunos, montañeros experimentados; otros, sherpas. Todos han muerto en la temporada de ascenso 2019 al monte. «Muerte. Carnicería. Caos».
Así lo ha descrito el cineasta y aventurero Elia Saikaly, uno de los supervivientes a los atascos para hacer cumbre en el «techo del mundo». Se estima que alrededor de 600 montañeros han logrado alcanzar la cima del Everest este año. Otros cientos desistieron por el camino. 11 han muerto.
Esta cifra supone el registro más alto en los últimos años. Las famosas imágenes de decenas de montañeros haciendo cola reflejan una tendencia que preocupa en el sector: no es alpinismo, es turismo.
En las últimas semanas se han producido embotellamientos de decenas de alpinistas inexpertos que han pagado millonadas por llegar a la cima de Everest. Muchos han hecho cola a 30 grados bajo cero. Una temperatura extrema, unido a la falta de oxígeno, repercute gravemente en la salud.
«Esta espera a temperaturas bajo cero, con fuerte viento y sin suficiente oxígeno en el descenso puede provocar errores que acaben en caídas mortales y colapsos», explica Ricardo Arregui, jefe de Neurocirugía de la Clínica Maz.
«Tengo la esperanza de evitar las multitudes en el día de la cumbre»
Saikaly, que ha grabado un documental llamado «El sueño del Everest», ha compartido en Instagram su experiencia. Primero, con una imagen que mostraba el cadáver de un montañero mientras la fila de alpinistas y turistas transcurría a su lado. «Cadáveres en la ruta y en tiendas de campaña en el campamento 4. Gente a la que intenté que diera media vuelta terminó muriendo. Gente siendo arrastrada. Caminamos sobre cadáveres». El cineasta borró la imagen poco después.
Segundo, con la felicidad mostrada por lograr la cumbre a pesar de las adversidades. Al comienzo y al término de los agradecimientos repite la misma fórmula: «estoy a salvo».
Ver esta publicación en Instagram Summit!!! . So that was completely insane! I stood on top of the world for the 3rd time on the morning of May 23rd, 2019. More importantly, we all made to the summit and back, safe. . The 4 Arab women, totally crushed it up there. How you climb is as important that you climb and they all graciously made it to the top of the world. . I shot it all. And I mean all of it. The ‘Dream of Everest’ is going to be a heck of a ride of a documentary. I pushed myself as hard as I could and never stopped filming. I even jumped up on the knife edge ridge to get the shots of the team on the Hillary Step. It was crazy, over 200 people climbing that night, but totally under control and I can’t thank @sherpapk enough for keeping up with the shooting pace and honestly, for keeping me alive by being my safety rigger and climbing partner. I love you man. . To all the Sherpas, my personal Sherpa team, the guides at Madison Mountaineering – all of this is possible because of you. We are nothing without you and all summits are possible because of you. 🙏🏼 . I’m down. I’m safe. And there is a lot more to come! . Totally wild adventure! So grateful to be back at basecamp. . @monakshahab @nellyattar @joyceazzam7s @alharthynoor – SO PROUD of what you’ve all accomplished. No one supported us with this documentary. No one. And we made it happen. Thank you for trusting me with your stories. The best is yet to come! . #Everest #Summit #topoftheworld #8848 #Everest2019 Una publicación compartida de Elia Saikaly (@eliasaikaly) el 25 May, 2019 a las 1:32 PDT
«Mi tos ha reaparecido, no puedo esperar mucho tiempo a que se abra una ventana en el clima sin el riesgo de un deterioro físico excesivo […]. Tengo la esperanza de evitar las multitudes en el día de la cumbre. Parece que varios equipos se están esforzando por llegar a la cumbre el día 21. Con una sola ruta a la cima, los retrasos causados por el hacinamiento podrían ser fatales, así que espero que mi decisión de ir el día 25 signifique menos gente. A menos que los demás jueguen el mismo juego».
Seis días después de escribir esto en Instagram, Robin Fisher fallecía debido al mal de altura, a 8.600 metros, mientras descendía de la cumbre del Everest.
Ver esta publicación en Instagram Climbed up to camp 3, 7500m but the jet stream had returned closing the summit after only 2 days so I descended to basecamp. Around 100 climbers did summit in those 2 days with sadly 2 deaths, an Indian man found dead in his tent at camp 4 and an Irish climber lost, assumed fallen, on his descent. A go fund me page has been set up for a rescue bid for the Irish climber but it is a well meaning but futile gesture. Condolences to both their friends and families. Both deaths happened above 8000m in the so called death zone where the majority of deaths of foreign climbers happen. Around 700 more people will be looking to summit from Tuesday the 21st onwards. My revised plan, subject to weather that at the moment looks promising, is to return up the mountain leaving basecamp Tuesday the 21st 0230 and, all being well and a lot of luck, arriving on the summit the morning of Saturday the 25th. I will be climbing with my Sherpa, Jangbu who is third on the all time list with an incredible 19 summits. The other 4 members of our team decided to remain on the mountain and are looking to summit on the 21st. My cough had started to return at altitude so I couldn’t wait with them at altitude for the window to open without the risk of physically deteriorating too much. Furthermore as I had missed due to sickness the earlier camp 3 rotation best practice was for me to descend to allow my body to recover from the new altitude high so I could come back stronger. This was not an easy decision as the 13 hours climbing from basecamp to camp 2 in a day was the hardest physical and mental challenge I had ever done, now I have it all to do again. Finally I am hopeful to avoid the crowds on summit day and it seems like a number of teams are pushing to summit on the 21st. With a single route to the summit delays caused by overcrowding could prove fatal so I am hopeful my decision to go for the 25th will mean fewer people. Unless of course everyone else plays the same waiting game. #everest #everest2019 #lhotseface Una publicación compartida de Robin (@1c0n0clast22) el 19 May, 2019 a las 1:15 PDT
El estadounidense Chad Gaston logró hacer cumbre el pasado 22 de mayo. En su blog «Frosty on Everest» ha ido actualizando su día a día, incluyendo situaciones delicadas. «A medida que nos acercábamos a la base del escalón Hillary, un cuarto cuerpo yacía congelado colgando de la línea de seguridad. Era alto, con la cara cubierta por unas gafas protectoras y una máscara de oxígeno. Parecía tranquilo, como si decidiera echarse una siesta, a diferencia de la pobre mujer india que parecía congelada en la agonía. Tal vez era así como quería percibirlo. Ya había visto mucha muerte y esto me facilitó las cosas. De cualquier manera, esta fue la cuarta muerte confirmada y yo estaba deseando salir de esta montaña…».

Ricardo Birn, un argentino de 51 años, fue rescatado de urgencia por un helicóptero tras sufrir un edema pulmonar. Le faltaban poco más de 500 metros para llegar a la cumbre. Era su segundo intento. En un vídeo publicado desde un hospital de Nepal, Birn explica que «veía una superplobacion en cada trayecto». «Habiendo colas eternas y muriéndome de frío, sabía que sería mi último día si no era más rápido que los demás».
«La noche del 22 me encontraba solo con mi sherpa, pero él no tenía ni idea de lo que es un edema pulmonar. Era como si estuviese solo». Birn tuvo que ser rescatado gracias a una soga de 30 metros que colgaba de un helicóptero. «Sabía que me estaba muriendo. Juro que así era. Pedía a gritos a otras carpas que me ayudaran. Nadie respondió. Pensé lo peor. Creo que, al final, lo que tuve que poner esa noche fue más de lo que hubiera puesto para la cima».

Y añade: «Os doy mil gracias por haberme apoyado y empujado hasta donde llegué. El Everest estará la espera de más mortales tentados por su cima. Pero yo, esta vez, siento que ya estuve allí».



Source link : https://www.abc.es/sociedad/abci-caminamos-sobre-cadaveres-historia-supervivientes-caos-y-carniceria-everest-201905291226_noticia.html

Author : (Cristian Buades)

Publish date : 2019-05-29 10:26:11

Copyright for syndicated content belongs to the linked Source.

Tags : ABC.es

The author News2