France24

Prison à vie pour le meurtrier de la journaliste suédoise tuée à bord d'un sous-marin

Prison à vie pour le meurtrier de la journaliste suédoise tuée à bord d'un sous-marin

Prison à vie pour le meurtrier de la journaliste suédoise tuée à bord d'un sous-marin
Peter Madsen a été condamné à la prison à vie mercredi pour le meurtre en août 2017 à bord de son sous-marin de la journaliste suédoise Kim Wall, dont le corps démembré et mutilé avait été retrouvé en mer.

Source link : http://www.france24.com/fr/20180425-danemark-sous-marin-danois-prison-journaliste-Wall-Madsen
Author : FRANCE 24
Publish date : 2018-04-25 12:19:53
Copyright for syndicated content belongs to the linked Source.
read more
ABC.es

Una mala shakesperiada

Una mala shakesperiada

Nadie habría pensado antes que Cristina Cifuentes daba para una tragedia shakespeariana, pero se le ha acercado peligrosamente a a ella al final de estos 34 días desde que se supo, porque se supo, que no había cursado un ridículo master de una universidad madrileña que pretendía tener. Al final no ha dimitido por aquello. Porque parecía en estos pasados días dispuesta a dejar que la Comunidad de Madrid quedara en manos de la izquierda tras una moción de censura. Con aguante para sostener lo insostenible. Y después presentar su inevitable caída como un juego político común. Un asalto de la izquierda contra una liberal de éxito. No lo habría sido. También en esto habría estado Cifuentes en «conflicto con la verdad», como dice el ahora frustrado candidato socialista de la moción de censura, Angel Gabilondo. Cifuentes debió dimitir hace 30 días por aquellas versiones mutantes de la verdad que ofreció sobre su titulación. Al final ha dimitido por una grabación aparecida de un lamentable capítulo personal hace siete años en que intenta llevarse sin pagar unas cremas de un supermercado, es sorprendida por el personal y ha de pasar por un trámite humillante del vaciado del bolso y el pago del pretendido botín. Son ese tipo de imágenes en las que ridículo, humillación, escarnio se unen en una película insufrible y angustiosa de ver imágenes. Imágenes que, como algunas conversaciones íntimas, ninguna persona pública sobrevive. Hizo bien ayer en acabar con este calvario inútil que podía haberse ahorrado con un poco más de lucidez y amor a la verdad. Y ni siquiera ayer supo asumir lo evidente y quiso negar la evidencia de la terrible situación que pasó en el supermercado. La propia Cifuentes parece asumir que en su propio partido alguien quería acabar con ella. Solo almas cándidas se creen las inocentes explicaciones sobre las fuentes de la primera información sobre la falsificación de los datos sobre el master. Y muchas sospechas caben sobre el origen de este video que por ley debería haber sido destruido hace más de siete años. La obstinación de Cifuentes con no dimitir por el master falso le ha granjeado este brutal castigo en imágenes para forzar su salida. Es mejor no imaginar que tipo de vídeo, qué tipo de documento, qué tipo de evidencia podía haber salido a la luz si se empeña en no dimitir. Entonces el fantasma de Shakespeare podría ya haber estado ya directamente encima de la presidenta. La conclusión, más allá del pesar por el daño personal que Cifuentes sufre por culpa propia y ajena, debe ser de enorme preocupación. Porque en un momento de alarma nacional por un golpe de Estado que se mantiene vivo en Cataluña, el Gobierno y el partido de Mariano Rajoy están muy evidentemente en plena descomposición. No se puede llamar de otra forma a este grotesco y dañino espectáculo en el que los ministros se contradicen en cuestiones de vital importancia para la seguridad nacional y todos ignoran las alarmas de la población para dedicarse a sus propios asuntos de supervivencia y ventaja. Y el presidente juega por conveniencia propia a la colaboración con los golpistas en Cataluña y a las cesiones sin límites a los socios vascos de los golpistas. Y deja así que la escalada en la agresión del separatismo al resto de españoles sea en Cataluña cada vez más brutal. En estas circunstancias todos los partidos nacionales tenían que estar en un frente común por la nación, la unidad y la democracia para derrotar de una vez por todas al separatismo golpista. Pues no, la discordia es general, la procacidad de la agresión separatista con sus colaboradores en la izquierda radical española crece sin cesar. Y ahora además, la sociedad está convencida de que en el partido del gobierno se dirimen las diferencias con métodos mafiosos.

Source link : http://www.abc.es/opinion/abci-mala-shakesperiada-201804251348_noticia.html
Author : (Hermann Tertsch)
Publish date : 1970-01-01 00:00:00
Copyright for syndicated content belongs to the linked Source.
read more
1 2 3 3,516
Page 1 of 3516